Historia

Encontramos los orígenes de nuestra empresa en 1928, cuando un inmigrante español comienza con un pequeño emprendimiento familiar, envasando azafrán en cápsulas de lata en una vieja casona del barrio Reducto. Influenciado por sus orígenes y añoranzas decide bautizarlo "La Manchega".

Treinta y cinco años después, decide vender su próspera empresa y su marca a cinco jóvenes uruguayos. Estos le dieron un nuevo empuje a la empresa con ideas innovadoras, y nace allí el slogan "Alma y vida de cada comida" que continúa vigente hasta el día de hoy.

Hoy La Manchega, una marca reconocida y establecida en todo el territorio del Uruguay, por su liderazgo en participación del mercado en todas sus líneas de productos, cuenta con una planta de elaboración de 12.000 m2. La marca ofrece especias, condimentos y preparados exclusivos, salsas y caldos que se caracterizan por respetar los  altísimos estándares de calidad y el sabor que exigen nuestros consumidores.